Arpilleras: bordando la lucha por la defensa de los Derechos Humanos

arpilleras

Expresaron sus vivencias y denunciaron injusticias con retazos de tela durante la dictadura militar en Chile. Las arpilleristas cumplieron un importante rol en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos durante los años 80. Dos exposiciones recorrerán distintas sedes de Biblioteca Viva para dar a conocer estas historias bordadas.


Telas coloridas bordadas sobre una arpillera forman una imagen de un grupo de personas protestando en el espacio público. Se pueden leer consignas como “¡Dónde están!” o “Justicia y Verdad”, las que hablan de un contexto político y social complejo. Es solo uno de los resultados de un trabajo artesanal y artístico realizado por mujeres que relataron las vivencias de la población durante la dictadura militar chilena, logrando trascender los campos de la censura y la represión.

Herederas del trabajo de la cantautora Violeta Parra, quien en un momento de su vida se dedicó a bordar bajo la idea de que “las arpilleras son como canciones que se pintan”, este grupo de mujeres transformó la arpillería en una herramienta de denuncia política. Lo que antes era un ejercicio de artesanas que bordaban escenas cotidianas para venderlas, pasó a ser una actividad comunitaria, que se proponía dar a conocer las injusticias que vivían a diario y cómo se vulneraban los DD.HH en el país. Así, con aguja, hilos y lanas, apoyadas por organizaciones sociales como el Comité Pro Paz o la Vicaría de la Solidaridad, construyeron relatos inspirados en sus vivencias y observaciones de la época.

Esos testimonios bordados hoy son un importante material de patrimonio y memoria que, a través de su rescate y conservación, se exponen al público permitiendo conocer estas interesantes versiones de la lucha en contra de la dictadura militar en Chile y de la defensa de los Derechos Humanos.

La exposición itinerante Pobladores, resistencia y organización, que ha iniciado un recorrido por diferentes sedes de Biblioteca Viva, gracias a una alianza con el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, reúne una colección conformada por 25 arpilleras que relatan allanamientos con tanques, los comedores infantiles, las tomas de sitio, el abastecimiento de agua, la falta de trabajo, entre otras realidades presentes en la época.

Exposición Pobladores, resistencia y organización en BV Los Ángeles.

Según Verónica Sánchez, conservadora y restauradora del Museo de la Memoria, la muestra “nace del interés de dar a conocer a los públicos lo importante que fue la organización poblacional en la época de los 80, tiempos muy difíciles, donde la organización fue fundamental para que los pobladores lograran avances sociales. Es así como las mujeres arpilleristas se unen y van recopilando telas para expresar todos sus dolores, pero también sus anhelos para mejorar la sociedad”.

La exposición, que está disponible hasta finales de mayo en BV Los Ángeles, para en junio trasladarse a BV Biobío,  está compuesta por “objetos históricos que reflejan fielmente lo que fue una época, donde no existía la instantaneidad de una fotografía”, según relata la restauradora, agregando que la arpillería “fue un medio muy importante de expresión. Las mujeres sacan su voz y comienzan a decir lo que ellas pensaban de lo que estaban viviendo”.

El reencuentro de las arpilleristas

Corría el año 1978, pleno contexto de represión en Chile, cuando el Cardenal Raúl Silva Henríquez hizo el llamado a realizar “el año de los Derechos Humanos”. Como una conmemoración a ese hecho histórico, 40 años después, las mujeres arpilleristas volvieron a reunirse.

Gracias a la Fundación Documentación y Archivos de la Vicaría de la Solidaridad, diez arpilleristas, entre ellas integrantes de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y señoras que trabajaron en talleres a nivel poblacional en las capillas de Santiago, se dedicaron durante cuatro meses a reflexionar e intercambiar experiencias. De esta forma confeccionaron treinta arpilleras que reinterpretaron cada uno de los artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, vinculándolos con las realidades y demandas actuales. Así, la arpillería retoma su discurso crítico y político, pero con una lectura del Chile actual.

Registro del trabajo realizado para la exposición Arpilleras. Por la vida y sus derechos. FOTO: Pressenza.

“Quisimos convocar a las arpilleristas de los años ochenta y también a las nuevas generaciones, para generar un diálogo y compartir distintas experiencias y voces en torno a los Derechos Humanos y así construir una exposición que considere tanto memoria histórica como las reflexiones actuales”,  nos contó María Paz Vergara, secretaria ejecutiva de la fundación organizadora, agregando que “el objetivo de la exposición es educar sobre la vigencia de los DD.HH y cómo estos se deben respetar a través del tiempo”.

La actividad fue apoyada por la Comisión de Cultura de la Asociación de Extrabajadores del Comité para la Paz, en colaboración con la Fundación Trabajo para un Hermano y el resultado se puede apreciar en la muestra Arpilleras. Por la vida y sus derechos que se encuentra disponible al público, hasta el 30 de junio, en BV  Vespucio.

 

 

Deja un comentario