Bernardita Olmedo, creadora de Bruta: «Mis dibujos no son una oda a la mujer resuelta, chora e independiente»

Bernardita Olmeda

Conversamos con la autora del libro ilustrado Señorita buena presencia. Nos contó sobre su trabajo, el que se hizo conocido gracias al fanpage de Facebook Bruta, donde a través de dibujos y viñetas cuestiona los estereotipos y roles impuestos a la mujer.

Por Monserrat Macuer, mediadora de lectura BV Los Dominicos | FOTO: The Clinic.

Bernardita Olmedo (29), comunicadora audiovisual, guionista y magíster en cine documental, es la autora detrás de Bruta, exitoso personaje en las redes sociales, con más de 600 mil seguidores en Facebook. En su nuevo libro, nos presenta una serie de ilustraciones con personajes femeninos de protagonistas, que a través de sus dibujos y burbujas de texto, cuestionan sobre las concepciones machistas naturalizadas en la sociedad a través de un humor ingenioso y desfachatado. Las mujeres de estas viñetas pueden ser indecisas o contradictorias, pero nunca dejan de cuestionar —con un entrañable pesimismo— las convenciones y estereotipos femeninos.

Señorita buena presencia (2019) fue su primera obra publicada, bajo la editorial Lumen, siendo la primera autora chilena en la colección de libros ilustrados del sello, compartiendo catálogo con destacados títulos y autores internacionales.

¿Cómo nace Bruta?

Empecé a dibujar viñetas como un año antes de Bruta. Las compartía en mi perfil personal, con mis amigos. Y una vez que aparece Bruta, caigo en cuenta de las cosas que yo hablaba. No sé si estaba tan pensado en “quiero hablar sobre las relaciones amorosas desde este punto”, era como lo que me salía de la guata. Y claro, yo empecé a dibujar, riéndome de situaciones muy cotidianas, que compartía con mis amigos, mis conocidos. Y ellos me motivaron a hacer la página. Y así nace el fanpage, porque ya tenía demasiados dibujos, y necesitaba un lugar donde tener todo ordenado.

¿Cómo es tu proceso creativo?

Anoto. Me pasaba antes andaba con una libreta y  dibujaba en cualquier parte . Pero una vez que empezó a expandirse lo de Bruta, yo me empecé a sentir expuesta. Entonces ya me cuidaba más de andar dibujando en la micro, ponte tú, porque me pasaban tallas como que de repente iba en la micro y veía niñas viendo unas viñetas mías en el celular. Una vez vi eso y me bajé de la micro, una reacción estúpida porque obviamente nadie me conocía, nadie sabía que era yo, pero era esa estupidez de sentirte expuesta. Entonces ahora escribo las ideas en las notas del celu. Después las veo  y es cómo “ya, hoy día tengo ganas de que sea ésta”, la dibujo y la subo. Pero es todo muy simple, porque yo dibujo a mano, no se dibujar, no uso Photoshop, no se usar esas cosas. Todo muy de dibujar, tomar una foto, subirla y nada más. Muy artesa, cuma, bruto…

Y en relación al  vínculo que tiene la imagen con el texto, ¿qué aparece primero?

Yo creo que el 98% es texto. Sí, porque yo asumo que mi dibujo es básico, no requiere mayor técnica ni complejidad. Para mí el dibujo en general solo acompaña el texto, de hecho hay viñetas que no tienen ilustración, porque a mí me gusta la palabra (debe ser por lo que hago, soy guionista) más que el dibujo. El dibujo viene ahí como para tener algo más que mostrar, para ilustrar. Pero en general es el texto.

¿Y cómo pasas de las redes sociales al formato libro?

La verdad es que la editorial me buscó. Suena muy cool, pero yo no tenía ninguna pretensión. No es falsa modestia. De verdad, me encanta estar piola, ser muy discreta. Fue la editorial que, me imagino, respondiendo a los números le interesó lo que yo hacía y se acercaron y me hicieron la propuesta de hacer el libro. En un comienzo creo que tenían la idea de compilar los dibujos que yo ya tenía, pero yo les dije que no, que quería hacer nuevos. Por eso en el libro la mayoría son dibujos inéditos. Y eso fue. M pareció un desafío para mí, un empujón para salir de la zona de confort.

¿Qué opinas de este nuevo público que puedes enfrentar? ¿O piensas que es el mismo público que te sigue en redes sociales?

Yo pensaba que sería el público de siempre, mayoría mujeres como yo, en torno a los 30 y heterosexuales, porque iban a identificarse más con esas vivencias de las que yo hablo. Pero ahora que está el libro me he dado cuenta que es más amplio, porque la gente me escribe. Me gusta mucho cuando me hablan chicas menores de 20 o mujeres más maduras, para decirme que se sintieron identificadas con algo, o cuando me escriben hombres heterosexuales, no para insultarme, sino para decir “Oye, fue bacán leer el libro, verlo desde otro punto de vista”.  Me parece una bonita sorpresa, cuando tenía solamente la página no me daba cuenta de eso. Solo veía ahí los comentarios, los “likes”, pero con el libro he recibido un mayor feedback.

En tu libro siempre son protagonistas las mujeres poniendo en tensión los roles que se les asignan, entre ellos las relaciones de pareja, la maternidad, lo femenino y las contradicciones que ocurren entre todos estos roles… ¿Qué te pasa a ti con todo esto, cómo fue apareciendo en tu trabajo?

Son temas con los que estoy de acuerdo. En este momento tengo cero interés en la maternidad, me encanta la soltería, no convivo mucho con esto de las relaciones estables y la posesión, soy muy rebelde en ese tipo de cosas. Entonces obviamente yo reflejo eso, pero también me gusta el hecho de que mis dibujos no son una oda a la mujer resuelta, chora e independiente, sino que busco hacer dibujos donde se evidencia lo patético, lo penoso y lo contradictorio. Creo que ese mensaje es más efectivo, porque si yo veo un dibujo y me provoca una incomodidad, pensaré “¡Oh, no! No quiero hacer eso”; al contrario que cuando te dicen “eres hermosa y eres capaz de todo”.

La sororidad y el feminismo están muy presente en tus dibujos, ¿cómo evalúas esto en la cotidianidad?

Yo creo que gracias a Bruta he ampliado demasiado mi red femenina. Todas las cosas que pasaron el año pasado, todas estas noticias nefastas que ocurrieron, fueron mucho más fáciles de sobrellevar gracias a estar rodeada de amigas.  Gracias a eso yo me he librado de muchas cosas que tenía antes: eso de que te enseñan a competir, donde te dicen que lo femenino es débil, que lo sensible hay que bloquearlo, que  jamás el rosado, que me llevo bien con los hombres, que soy brusca, que no soy mina; todas esas frases yo las tenía, y de eso me he dado cuenta ahora. Hoy me veo con un grupo de amigas apañando en todo, y aunque estás con alguien que hace lo mismo que tú, ya no está eso de competir, al contrario, fusionamos las cosas que hacemos entre todas, y ahí vamos a aprendiendo. Creo que eso se está dando en todo orden de cosas.

¿Qué mujeres chilenas admiras, o cuáles son tus referentes?

Una vez me hicieron esa pregunta cuando chica, y los primeros que se me ocurrieron fueron hombres, desde músicos, líderes, políticos artistas, en general. Ahora me estoy preocupando más de leer a mujeres, de mirar más que están haciendo, pero fue muy fuerte darme cuenta de eso. Hoy puedo nombrar a Julieta Kirkwood, como impulsora del movimiento feminista en los 80. Me gusta mucho Lina Meruane (por favor que todos lean  su libro Contra los hijos). Gabriela Mistral, obvio, pero la Mistral rockstar, crítica, apasionada; no la Gabriela dulzona y asexuada que muestran en los libros de historia o en los museos. Por su humor, claridad y la potencia de su voz  que dio un puntapié para que estos temas ahora se hablaran y se les quitara ese peso que tenía antes (el decir que eras feminista), es que también nombro a Natalia Valdebenito, que hoy considero amiga. A nivel de ilustración me gusta mucho Maliki, Sol Díaz y Flavita Banana, una española que es impresionantemente buena. Pero obvio que se me van muchos nombres, hoy en día muchas de mis amigas son referentes dignos de admiración.

¿Qué se viene para bruta en el futuro?

No sé, estamos en medio de la difusión del libro y quiero disfrutar eso. Por lo general yo soy muy de aburrirme rápido. Entonces me pasa que si Bruta se convierte en una especie de trabajo, me va a aburrir, estoy segura de eso. Por otro lado igual siento que no me siento esclava de la página ni de nada y si un día me aburre, la voy a dejar y no va a ser tema. Pero tampoco quiero que eso pase, o al menos no tan pronto. Por ahora quiero disfrutar de lo que se está dando no más, no tengo idea si va a haber otro libro, no quiero ponerle ese peso. Quizás me gustaría en algún momento, más a largo plazo, hacer una novela gráfica, por ejemplo, ya de una línea, no la viñeta unitaria. Pero son ideas no más. Prefiero cuidar a Bruta de todo esto que conozco de mí. Prefiero disfrutarla ahora.

Un mensaje para los hombres que quieras agregar.

 Las mujeres no los odiamos, las feministas no odiamos a los hombres. Hacerles la invitación a revisarse constantemente, aunque eso tenemos que hacerlo todos, no sólo los hombres. A darse cuenta que el machismo no nos afecta solo a las mujeres, a ellos también los afecta mucho, también les priva de todo un lado sensible, de muchas capacidades que tienen que bloquear por responder a un mandato masculino. Estamos todos afectados por el machismo. Pero bueno, ahí la invitación es a que ellos hagan sus propias luchas, hagan sus propias marchas. Y nada, nos estamos apañando entre todos, aquí no hay enemigos, no hay bandos.

1 Comment

  1. almendra el 25 abril, 2019 a las 5:12 pm

    sencillamente genial!! 🙂 mucho éxito.

Leave a Reply Cancel Reply