Constanza Salazar, ilustradora: «Las mujeres sufrimos mucho en general, sobre todo si nos convertimos en madres»

constansa salazar

No se trata de mí es el primer libro autobiográfico de la ilustradora Constanza Salazar, publicado por Editorial Catalonia. Se trata de un relato ilustrado que aborda la pérdida de una madre, con reflexiones sobre la maternidad y la muerte. La autora presentará su libro en Biblioteca Viva Tobalaba  el sábado 6 de abril a las 17 horas.

Por Diego Hidalgo.

Constanza Salazar (Santiago, 1990) recuerda haber dibujado desde siempre. Cuando niña, mientras veía Daria en MTV, se inspiraba para crear sus primeros fanzines sin darse cuenta. Hoy es artista visual e ilustradora y anota entre sus referentes al cineasta Michael Haneke, a la escritora Gabriela Mistral y a la ilustradora Amanda Baeza. Ha colaborado con ilustraciones para La mujer metralleta (Mago Editores, 2014), en Atlas americano (Amanuta, 2017) y en diferentes proyectos de revistas independientes y fanzines como Brígida.

Con 28 años publicó el libro autobiográfico No se trata de mi (Catalonia, 2018), un relato íntimo que aborda la pérdida de su madre, acompañado por sus ilustraciones y reflexiones sobre la infancia, la maternidad y la muerte de un ser querido.

“Fue un proceso largo, de dos años. Muchas ilustraciones venían precisamente del momento en el que mi mamá estuvo enferma, como los dibujos de la radio terapia, que fueron croquis hechos in situ, al igual que los dibujos de las comandas cuando trabajaba de garzona. Luego, vino todo esto de hacer un guión con todo el material que tenía en mis libretas para contar una historia más o menos lineal y que el público pudiera entenderla”. Cuenta Constanza sobre el proceso de creación de su obra.

En tu libro ilustrado citas a varios escritores. ¿Qué importancia tiene la literatura en tu vida?

No me considero para nada una gran lectora, es más, siento que soy bastante mediocre con la cantidad de libros que he leído en mi vida, pero los amo. Amo los libros y a quienes los hacen. Me gusta coleccionarlos y creer que voy a tener tiempo de leerlos todos cuando sea vieja. Tienen mucha importancia para mí, porque me he identificado mucho con algunos, con lo hermoso que es que una sola frase puede atravesarte el alma y conmoverte. Hay un libro que quiero mucho, es de Alejandro Magallanes y se llama Siempre te amaré. Son dibujos que hizo Alejandro en cualquier parte, simplemente por amor a la práctica del dibujo. Y de los libros que han sido de gran influencia para mí podría decir que fue Putas asesinas o los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño,  Rápido antes de llorar de Claudio Bertoni, o Vivir y escribir de Gabriela Mistral.

En una parte de tu libro planteas una crítica al rol de la mujer en la sociedad en cuanto a la maternidad. ¿Qué opinión tienes respecto a la situación actual del país en materia de género?

Mi opinión es que es un país (y un mundo) tremendamente desigual, aun con toda esta nueva era feminista, pienso que mucho se queda en el mero discurso. La práctica es muy precaria. Las mujeres sufrimos mucho en general, sobre todo si nos convertimos en madre. Más aun si eres madre sin tu propia madre. La sociedad está hecha para dejarnos solas. No le servimos al sistema criando en nuestros hogares, y la lucha de roles es muy violenta. Si bien el hombre jamás va a dimensionar lo que significa gestar, parir, amamantar y hacer un trabajo 24/7 físico y psicológico, también creo que es difícil para ellos, porque se asume culturalmente que tienen que sustentar económicamente a una familia con toda la presión que eso conlleva, y la mujer automáticamente queda en este rol  que jamás  imaginó que sería tan abrupto y categórico. Si hicieras una encuesta te aseguro que es una minoría de hombres la que decide cuidar a sus hijo(a)s. Los hombres y más aun las mujeres necesitamos que esto cambie de raíz, con nuevas leyes, con una red de apoyo verdadera.  Quiero que dejen de hacernos sentir como si nos equivocamos en elegir ser madres, porque lo único que generan es más rencor y desilusión. Creo que jamás vamos a estar equivocadas en nuestra decisión, cada mujer es dueña de su cuerpo. Es el mundo el que no está preparado para ampararnos cualquiera sea la decisión que tomemos.

La ilustradora Constanza Salazar, auotra de «No se trata de mí» | Foto: Pousta.com

¿Por qué optaron por el título «No se trata de mí»? Podemos observar que de todas formas es un relato bien personal e íntimo.

Yo estaba muy conflictuada con hacer mi primer libro autobiográfico. Me aburría un poco la idea de hablar tanto de mí o mostrarme tanto. Realmente habían momentos en que no quería ver más mis dibujos y mis escritos. No solo porque me causaba mucho dolor revivir todo eso, sino que no sabía cómo empezar ni terminar esta historia, porque el duelo es algo que nunca termina. Finalmente me di cuenta que era una historia muy universal, que no estaba sola, que habían muchas personas como yo pasando por lo mismo o incluso peor, y así fue como llegamos a este titulo.

Las situaciones que abordas en el libro son bastante sensibles e importantes en la vida, la pérdida de un ser muy querido como una madre, relaciones familiares y un embarazo, ¿escribir el libro te ayudó a sobrellevarlo o a entender de mejor forma estas vivencias?

Me ayudó a verme a mi misma en todo este proceso. Todo lo que amo y odio. Pero tampoco es que eso me haya ayudado a tener más claridad en la vida. Solo a canalizarlo de la forma en que me resulta más sincero y cómodo para mí, como lo es dibujando y escribiendo.

¿Tienes algún proyecto en el que estés trabajando actualmente?

Estoy trabajando muy lentamente en algo que no tiene una forma tan definida aun. Solo sé que está en una nueva libreta y lo estoy pintando a mano con mucha paciencia e instintivamente. Después de la publicación del libro que llegó junto con la llegada de mi hija aprendí a detenerme, a mirar las cosas con distancia, a dejar la ansiedad de lado.

¿Nos recomendarías libros o trabajos de otras ilustradoras?

Recomiendo Nubes de Talco de Amanda Baeza, Virus Tropical de Power Paola, y lo que hace Sofía Flores.

 

Deja un comentario