Skip to content

Conversamos con Andrea Larrabe, periodista y youtuber autora de la novela fantástica «Vienen por ti»

Vienen por ri larrabe

Andrea Larrabe publica su primer libro, un cruce entre novela fantástica y misterio cargado de romance, donde una joven oscura que captura almas para el diablo junto a su familia se da cuenta de la maldición que los ha esclavizado. Periodista y apasionada por la lectura, Andrea es además una exitosa youtuber, dedicada a promover desde distintos ángulos, entretenidas visitas a Disneyworld, combinando sus diversos intereses con una leal y cercana comunidad de más de 35 mil seguidores.  

Por Astrid Donoso.

¿Cuándo comenzaste a escribir?

Comencé a escribir desde muy chiquitita, porque siempre he sido fanática de los libros. Mi madre me enseñó antes de entrar al colegio y desde entonces que mi vida cambió. Comencé a leer como loca, tanto en inglés como en español. Como me gustaba tanto leer y perderme en las historias, se me empezaron a ocurrir también las propias. Mi primera novela la escribí a los 10 años, Hanver, y claro, es inevitablemente una mezcla de todo lo que leía a esa edad. Luego a los 12 escribí la continuación de eso que seguía siendo siempre fantasía, que me gustaba mucho por la libertad que me daba y porque podía hacerse algo creíble. Ya a los 16 escribí una novela muy en el estilo de rey Arturo y ese tipo de novelas donde una chica es quien quiere convertirse en caballero y todo ese desafío de cómo lo logra. A los 18 escribí  algo que no tenía que ver con fantasía y que es mi única novela más contemporánea. Se centraba acá en Chile y trataba de un joven de 18 años y de cómo sobrevive a su último año escolar. 

Con todas las dificultades de esa época siempre tan intensa.

Sí. Para mí fue desahogo de mi propio año escolar, porque la presión que hay encima de qué vas a estudiar, de qué vas a hacer con tu vida y todas esas expectativas pesan mucho. Y hacerlo a través de la voz del protagonista me ayudó mucho a tratar mis propios miedos y mis propias expectativas. 

¿Y nunca pensaste retomar esa novela?

Cuando la terminé la verdad es que la llevé a varias editoriales y nadie me llamó. Y años después la retomé un poco y le hice una pequeña edición, actualizando temas que habían cambiado como redes sociales, celulares y le hice todos esos cambios, pero creo que prefiero la novela como era antes.  Por ahora la dejé y le tengo muchísimo cariño por lo que significó para mí. Se llama El laberinto de Creta. Luego entré a la universidad a estudiar periodismo,  pasaron muchos temas y dejé de escribir por harto tiempo. Hasta que se dio la posibilidad de presentar esta idea a la editorial.

¿Era una idea que ya tenías entonces?

Sí, siempre lo supe pues ya  tenía la idea desde los 17 años pero nunca la escribí.

¿Y cómo surge esa idea? Pensando que lo último que habías escrito era muy distinto a una novela de fantasía.

La verdad no lo sé. Tenía esa idea base de una familia que trabajaba para el diablo capturando almas. Sabía el apellido de la familia, y que eran papá, mamá y dos niñas. Hasta ahí tenía eso claro, y me intrigaba mucho esa historia. En ese entonces escribí algunos capítulos pero no tenia claro hacia dónde iba y la dejé. Mientras tuve El laberinto de Creta y otras cosas, pero siempre estuvo dando vueltas. Estaba la premisa pero no sabía hacia qué lugar iba la historia. Años después, con todo el tiempo que pasó, una vez que me senté a escribirla, fluyó con mucha facilidad. 

 

La fantasía

En Vienen por ti (Alfaguara, 2019) Estée Deveraux es una joven de 17 años, hija mayor de su familia que asiste fascinada a las sesiones nocturnas de capturas de alma, todas encomendadas por una figura ambigua, delgadísima y extraña que es el mismo diablo, pero que es una especie de tío protector de personalidad abrumadoramente encantadora, embriagadora. Andrea tenía 17 cuando pensó en esta idea de esta muchacha de bototos vestida de negro y actitud hastiada que debe convivir en el día con compañeros, lidiar con el colegio y las nimiedades de la adolescencia. De alguna forma, todos esos años que pasaron, hicieron posible que Estée pudiera convertirse en el personaje de una novela que a final de cuentas, es una novela de formación en medio de la fantasía. 

Uno de los puntos clave de la novela es el crecimiento emocional de la protagonista. 

Sí, ella se cree superior a todos y a todas esas cosas que le importan a alguien de esa edad. A ella todo eso le da lo mismo y es mucho más arriesgada.  En esta novela está ese proceso de crecimiento, ese trabajo de humildad de darse cuenta que ella no es el centro del universo, que el resto a su alrededor, los demás, también sufren y pueden tener sus propios temas.  Y ese punto de cambio sucede cuando ella, a raíz de algo que sucede en la novela, se da cuenta que quizás el trabajo que ellos hacen no es tan genial después de todo. Y que realmente es un peso y una maldición sobre su familia. Comienza por primera vez a cuestionarse. 

Hay dos personajes que destacan muchísimo en tu novela. Por una parte Gabriel que es el antagonista a Estée y por otro lado la figura del diablo, como un ser humano encantador.  ¿Cómo los trabajaste?

Quería alejarme un poco de la típica versión del diablo, pero también no fue algo tan pensando, sino que fue surgiendo así a medida de que lo escribía. Porque claro es el diablo el que representa todo lo que es malo, pero  no lo vinculo a ninguna religión específica, sino a algo que es más allá, más la maldad del mundo. No quería meter tanto el tema de religión. Y para mí, si hay algo que me asusta más es aquella figura que no es tan obviamente malo o que lo veas y te cause algo, sino que es justamente lo contrario. Es alguien que se ve tranquilo, sereno y que te va como encantando. Un detalle que me gusta mucho es que cuando estás en su presencia hay una especie de calidez rica, que relaja.

Casi como si te hubieran inyectado algo.

Claro, en el fondo es el veneno exactamente. Y primero te quedas tranquilo porque aun no te das cuenta de que te han envenenado. Es esa calma, esa quietud y que también te hace confiar en él. Allí hay algo bastante terrorífico que cuando alguien te encanta de tal manera que tu le cuentas todo, te abres completamente y él va a jugar con eso, para sacarle provecho. 

Es inevitable pensar en la otra madre en la novela Coraline de Neil Gaiman y su maldad melosa.

Exactamente eso es lo que me gusta. Esa maldad con intenciones no tan obvias porque es mucho más interesante de escribir y también para los lectores, creo. 

¿Y Gabriel?

Fue un personaje que me costó porque quería que estuviera en la antítesis de Estée pero me era difícil porque tal como ella no es completamente mala, él tampoco es completamente bueno. Y ese es uno de los temas de la novela, el que esos extremos son súper peligrosos y son bastante falsos. Le di muchas vueltas y en el primer borrador de la novela no tenia su voz, por ejemplo, y solo lo veíamos a través de ella. Pero luego pensé que era importante mostrar ese otro lado, donde ellos aparecen como los aparentemente buenos. Mostrar que los malos no son completamente malos ni los buenos tan buenos, que todos tenemos estas distintas complejidades. Aún cuando se trabaja para el lado del diablo o de la bondad. 

¿Has pensando en seguir con la historia, en una segunda parte del libro?

Es muy pronto. Aunque claro, al final de la novela hay un pequeño espacio como para que pueda seguir. No lo descarto ni lo aseguro completamente.   Al menos hasta hace cuatro meses atrás no tenia ninguna idea pero en el último tiempo, hablando tanto de la novela, se me han ocurrido algunas, pero no sé si estoy totalmente en ese momento. Ahora tengo otra idea, muy distinta, que me ha estado dando vueltas y al final siempre me lanzo a escribir con una idea que no me deja tranquila, así que estoy muy metida en eso por el momento. 

¿Qué lecturas acompañaron la génesis de este libro?

¡Qué buen tema! Harry Potter en el principio, que cambió mi vida. Y últimamente hay libros de fantasía que me han gustado mucho, como Caraval de Stephanie Garber y El circo de la noche de Erin Morgenstern, ambos en esa misma idea de fantasía pero que tienen una cosa oscura que no entiendes bien qué es exactamente, y eso me encanta. También hace poco leí dos libros que me gustaron mucho de Shirley Jackson, La maldición de Hill house y Siempre hemos vivido en el castillo. Este último me fascina,  porque a diferencia de la primera, que tiene el tema sobrenatural, esta última novela se centra en el drama familiar. Y me encantan esas historias donde se construye un buen drama de familia que casi pareciera tener algo que va más allá de lo normal. Es magnífica.

Buscando los equilibrios

Andrea está certificada como profesora de Sana Tu Vida (filosofía basada en Louise Hay), una herramienta que si bien no ha ejercido aún, es parte esencial de su vida y trabajo. A una temprana edad logró estar en un puesto de editora, con todo el éxito posible a su joven edad, pero pronto se dio cuenta que esto no le hacía feliz y decidió hacer un cambio y lo primero fue estudiar  y certificarse.  

Estás certificada con Louise Hay y tienes tu canal de youtube donde lo dedicas principalmente a Disney, ¿cómo combinas tu trabajo como escritora con obras más oscuras como Vienen por ti, con este otro mundo, que se ve mucho más luminoso, tan distinto?

La verdad no lo sé (risas). Creo que al final todos somos una mezcla de distintas cosas y la verdad es que el canal me ha abierto una puerta a poder combinar varios de mis ángulos. Desde mi amor por Disney y el lanzamiento de la novela, y que me he sentido muy apoyada por todos quienes me siguen. Eso ha sido súper bonito.  Si tuviera que decir en qué se vincula Disney con la novela es justamente la historia clásica de la lucha entre el bien y el mal, pero sobretodo es el storytelling al final, es el contar historias. Algo que siempre he admirado de Disney es esa capacidad de narrar historias que te marcan tanto, que quedan contigo y tienen mensajes significativos. Me gusta mucho eso de descubrir quién eres y el ser fiel a ello, a pesar de todo, que son ideas que se repiten harto en sus historias. Así que creo que va por ahí; el contar historias que lleguen. 

¿Y lo más oscuro? 

Pues quizás porque dos de mis historias favoritas de Disney son las más oscuras, que son La mansión embrujada y la Torre del Terror, este último se basa en la serie de Twilight Zone. Me gusta ese tono de misterio, de un poco de intriga pero que no llega a ser terror terror. No sé si escribiría una historia tan así, y hasta ahora no he tenido ninguna idea de ese género. 

¿Cómo es tu relación con los seguidores del canal?

Para mi siempre ha sido muy importante ser cercana porque comencé el canal de youtube para poder compartir lo que amaba. Y en esa búsqueda he podido conectar con gente que le gustan las mismas cosas. Hemos armado una comunidad donde todos somos fanáticos, y en ese sentido para mi fue súper importante ser quien soy con ellos, ser transparente en ese sentido,  aunque claro al principio cuesta un poco con la cámara es incómodo y todo eso, entonces claramente hay un proceso. Pero incluso en ese proceso traté de ser lo más transparente posible. Por ejemplo, no me ha tocado tener patrocinio pero si llega a pasar quiero sincerarlo, y decirlo, transparentarlo. Y ser completamente honesta en las opiniones. Si algo no me gusta decirlo, y eso también ha ayudado a crear el vinculo  que pueden confiar en mi. Y esa confianza yo la tomo muy en serio. Yo tomé ese compromiso y a veces es harto trabajo, pero lo disfruto tanto. 

¿Y cómo manejas el canal con sus videos semanales y toda esa exigencia, con la escritura?

¡Ah no sé todavía! Aún estoy organizándome porque se me hace poco el tiempo la verdad entre el canal, mi trabajo como periodista freelance, escribir y todas las cosas personales. Lo que sí, como yo trabajo desde casa, con mayor razón hay que ser bien estructurado. Levantarme todos los días a la misma hora, comenzar a trabajar a una hora determinada. Me exijo harto eso porque siento que así funciono. Lo que más me ha costado es integrar la escritura de hecho. Youtube y mis trabajos está más equilibrado, pero aun me cuesta darle tanto espacio como me gustaría a la escritura.  Así que estoy todavía ahí, viendo cómo funciona. Y sé que si estoy demasiado copada y no me alcanza el tiempo, sé que puedo decirlo y sé que va a existir comprensión. 

Deja un comentario