Ganador del Premio Nacional de Literatura 2016 visita BV Los Ángeles

manuel-silva-acevedo-1

Invitado por la Feria del Libro “Biobío Lee”, el poeta Manuel Silva Acevedo  tuvo ocasión de visitar Biblioteca Viva Los Ángeles, compartir con sus usuarios y su equipo. Revisa lo que conversó con el director de la sede, Alejandro Bascuñán.

manuel-silva-acevedo-1
Manuel Silva Acevedo en Biblioteca Viva Los Ángeles.

Inició su trayectoria en las letras siendo sólo un adolescente, y publicó su primer poemario Perturbaciones con sólo 25 años. “Simplemente nació”, explica Manuel Silva Acevedo sobre el uso de la poesía como su medio de expresión, en una carrera que a los 74 años lo coronó con el Premio Nacional de Literatura. “Con compañeros de la academia de letras compartíamos las experiencias, pero me di cuenta que era capaz de lograr un buen trabajo.  Nos quedábamos hasta tarde recuerdo, hablando de poesía. Así comenzó todo”, asegura.

Lobos y Ovejas (1972) Monte de Venus (1979), Palos de ciego (1986), Suma alzada (1998) son parte de las obras que forman parte de su destacada trayectoria. Admite que al comienzo revisaba la crítica literaria, si bien lo que más le preocupaba era la opinión de sus colegas poetas. “También hay críticos “mala leche”, hay que decirlo, que pueden llegar a destruir a un escritor en formación”, comenta.

Ser reconocido por la nación y que quedes en la posteridad de la literatura chilena, es impagable.

En una palabra ¿cómo definiría su trabajo literario?
Trabajo intenso. Intenso con distintos grados, pero siempre buscando aquella profundidad interna.

Para usted ¿qué características hacen que un trabajo en particular pueda ser calificado como “buena” poesía? ¿Es posible hacer esa distinción?
Sí es posible. Si el lenguaje utilizado es original, que genera fuerza. Si puede hacer un poeta eso, es un poeta que respeto. También hay alguna poesía que podría considerarse mala. Pero hay variables…Y bueno, en la buena poesía hay distintos estilos. Ya que la poesía es un llamado interno.

¿Y qué escritores tienen un lugar privilegiado en su biblioteca personal?
En mi biblioteca personal no pueden faltar: Dylan Thomas, Pablo Neruda (pero el “primigenio”), Jorge Tellier, Eduardo Anguita, Enrique Lihn y por supuesto, la más grande, Gabriela Mistral.

Después de tantos años cultivando una carrera en las letras ¿Qué lugar e importancia tiene para usted el haber sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura?
Yo creo que el mayor beneficio se queda en la interna.  Pero obviamente ser reconocido por la nación y que quedes en la posteridad  de la literatura chilena, eso es impagable. Es como me dijo Antonio Skármeta: “Ya formas parte del Panteón”.

Deja un comentario