Libros en terreno: mapa de librerías independientes en Chile

banner

Como manera de celebrar el Día de las Librerías y en tiempos en los que hemos comenzado el ansiado proceso de retornar a nuestra cotidianidad presencial, les invitamos a revisar algunas de las librerías independientes que hay a lo largo de nuestro país. Encontrarán lugares y propuestas que se destacan por sus novedosos contenidos bibliográficos, tener interesantes historias y ofrecer un acogedor lugar donde no solo lo importante es comprar, sino que tener una agradable experiencia al momento de escoger algo tan importante como nuestra próxima lectura.


Texto: Carlos Pérez | Ilustraciones: Karen Tapia / desde BV Antofagasta

Hay librerías que son verdaderos refugios para aquellas personas que tienen una relación tan especial con el libro que procuran que el encuentro con ese objeto sea en un agradable espacio físico, complementado por el conocimiento de capaces libreros que atenderán a aquella experiencia. Para quienes aún no tengan esa cercanía con los textos, por ejemplo, una original fachada puede ser la atracción necesaria para entrar a una librería, o quizás la originalidad estructural que tenga el espacio puede lograr que la persona no olvide fácilmente un lugar. También es importante para algunos que la librería sea algo más que una librería (centro de ventas de libros), pues algunas son verdaderos centros culturales en los que podemos asistir a lanzamientos de libros, entrevistas a escritores y escritoras, presentaciones musicales, recitales poéticos y más de lo que podamos anticiparnos a esperar. O en estos tiempos de encierro, que sean capaces de continuar con su labor a través del medio que sea. Hay librerías que son libres. Librerías independientes.

Generalmente los lugares representan la visión de una persona, por lo que es común que la historia de una librería independiente sea tan entretenida e interesante como la de los libros que hay en ella. La antigüedad del local es importante, pues da testimonio de cómo han sobrevivido a la inclemencia del libre mercado o a la del tiempo mismo. Lo anterior no quiere decir que las que se han originado en el último tiempo no carecen de valor adquirido, pues con sus innovadoras propuestas y formas de trabajar han desafiado a la difícil tarea de adaptar sus servicios a las rápidamente cambiables exigencias actuales por parte de los lectores. En ambas situaciones, antigüedad y juventud, hay un factor transversal que siempre será apreciado por el visitante a una librería, la capacidad que tengan les libreros para hacerlos sentirnos acogidos y orientados en aquellos momentos que más lo necesitan: esclarecer el misterio de cuál podría ser la próxima lectura.

Sin embargo, hay situaciones que escapan al control de las librerías independientes y que las ha afectado de sobremanera, como lo fue el llamado estallido social y lo que es ahora la pandemia. Para poder socavar estas situaciones han debido adaptar sus formas de funcionamiento hacia la atención online y los despachos a domicilio, pero, aún con estas gigantes limitaciones actuales, son capaces de continuar con sus servicios de las formas que sean necesarias; hasta en bicicleta algunas van a dejar los libros.

Por todo lo anterior, les invitamos a visitar los siguientes lugares a lo largo de Chile.

Arica

Librería Campodónico

Una de las tiendas más antiguas de Arica. Desde 1954 —época en la que casi no había oferta de librerías—  han atendido a más de 3 generaciones de estudiantes, lo que les ha permitido conocerles y desarrollar su gusto por la lectura. Además, venden artículos escolares. Queda cerca de lugares emblemáticos como el Morro de Arica y el Hospital Regional.

Iquique

Librería Golden Book

Brindan atención personalizada a sus clientes y lectores en general. Venta por menor de libros en papel, nacionales e internacionales, atendiendo, principalmente, al ofrecimiento de novedades. Con más de 20 años de experiencia en el Norte de Chile, dada la contingencia, han potenciado su servicio personalizado de encargos y reparto a domicilio.

 

San Pedro de Atacama

Librería del Desierto

Abierta hace 4 años en el Ayllu de Solor, en las afueras de San Pedro de Atacama, esta librería, que comenzó como editorial, funciona además como galería y centro cultural. A 4 kilómetros de la plaza principal, ofrece material para descubrir la zona: mapas, historia local, además de novelas contemporáneas, bestsellers, libros en inglés y francés, de fotografía, libros infantiles, y una vista espectacular a los volcanes en la tranquilidad de un oasis: a la sombra de los árboles —algarrobos y chañares— . Disponen para los clientes de café en grano, té y agua.

Antofagasta

Librería andante “Crea, arma tu libro”

Ubicada en el neurálgico paseo Prat de la ciudad y producto de la visión del poeta Danilo Pedamonte, es un carro acondicionado con estanterías para visibilizar los libros. Su fuerte no son las novedades, sino más bien la literatura antigua —producto de que también venden y reciben libros usados—  y las publicaciones independientes de autores narrativos y poéticos de Antofagasta y cualquier parte del país.

Librería FILZIC

Nace como una derivación de la Feria Internacional del Libro Zicosur —la feria más grande de la Zona Norte— , por lo que conocen con especial atención las necesidades literarias de Antofagasta y sus alrededores. Cuenta con clásicos de la literatura y actualidades, pero su valor principal radica en que podemos encontrar libros de autores locales que son muy difíciles de encontrar en el mercado establecido. Además, usualmente en sus instalaciones se llevan a cabo presentaciones artísticas.

La serena

Librería Macondo

Esta librería tiene sus instalaciones en un edificio que tiene como data de construcción el año 1648 y que luego se transformaría en el histórico centro comercial “La Recova”. Macondo tiene una tradición ya reconocida en la ciudad por la extensa variedad de títulos que ofrecen y la posibilidad de acompañar nuestra lectura en un lugar que representa la historia misma de esta zona.

Santiago

Librería Pedaleo

Fundado por Carlos Cardani —bibliotecario, poeta, escritor y librero— el año 2017. Montando una librería variada en el living de su casa, dio comienzo a este proyecto el cual se adaptará a su estilo de vida e ideas: lectura por las mañanas y reparto en bicicleta por las tardes. Una colección de libros de literatura, poesía y ciencias sociales, difíciles de encontrar, así como ejemplares de editoriales independientes bolivianas y peruanas, y algunas microeditoriales que solo distribuyen con Librería Pedaleo. Todas las entregas son hechas por los “canillitas anarquistas” (repartidores) en bicicleta.

Librería Lolita

El escritor Francisco Mouat abrió las puertas de la librería en 2014. Lolita ofrece “una atención personalizada, poder sentarse a leer, hacer seguimientos de libros y, lo más relevante, un catálogo diverso y actualizado en todo momento”, dice su dueño. Con 37 mil volúmenes a su disposición, hay desde libros infantiles hasta ensayos, pasando por títulos de fútbol, de cocina, literatura pura y dura, de cine y música, de historia, de sicología, y también bastante poesía. Ceca del Parque Río de Janeiro (Providencia).

Librería GATOPEZ

GATOPEZ es una librería ubicada en el Barrio Italia especializada en ilustración y no, no se confundan, la ilustración es tanto para adultos, como para niñas y niños. Fue fundada en el año 2012 con la misión de fomentar el arte y la cultura a través del libro. También apoyan a emprendedores que se dedican a la manufactura de productos ilustrados. Además de libros, en su tienda se pueden encontrar stickers, billeteras, postales, tazones, muñecos y muchas cosas más.

 

Concepción

Librería Qué Leo

En el corazón de Plaza Perú. Atendida por sus capacitados libreros y libreras, dispuestos a conversar de libros y ayudar a más de un alma confundida entre tanto libro. La librería consta de 2 espacios y un sector infantil y juvenil. Entre sus estanterías encuentras ese libro que siempre buscaste y también novedades para quienes quieran estar al día con las nuevas lecturas. También se llevan a cabo conservatorios con autores y encuentros literarios juveniles.

Librería Jota Libros

El Jota, así  llaman a su dueño, quien comenzó vendiendo libros en las cunetas de la conocida calle Diagonal, textos de interés para profesores y estudiantes. Luego, con ayuda de su compañera logra ubicarse en calle Diagonal, pero en un puesto fijo desde donde atiende a su fiel clientela. Su colección se basa en clásicos de las humanidades, filosofía, ciencias sociales, antropología, literatura y poesía.

Librería La Tertulia

Tiene una colección dedicada a la sustentabilidad, botánica, huertos, ecología, arquitectura sustentable, literatura anarquista entre otros. Esta librería se encuentra en Color Local, espacio vinculado a la soberanía alimentaria. Se venden productos desde las huertas agroecológicas y campesinas del gran Concepción, favoreciendo la economía justa y local.

 

Valdivia

Librería CasaLibro

Esta librería partió con un carrito que atendía sólo la temporada estival en la costanera del Río Calle Calle. Luego se le presentó la oportunidad de instalarse como una cafetería librería dentro del museo Rudolph Philippi donde ofrece libros de arte, poesía y ciencias sociales. Ir a visitarla es también visitar parte de la historia de Valdivia y sus alrededores.

Puerto Varas

Librería Sotavento

Si bien su sede principal está en Puerto Montt, lograron abrir un llamativo local en Puerto Varas, compartiendo espacio junto a “Libro del capitán”, tienda de muebles y manualidades. Es una de las librerías más llamativas en el centro de Puerto Varas, y posee una colección amplia, la cual se mantiene siempre actualizada. Mención especial para su interesante oferta de libros creados en la zona.

 Chiloé

Librería Andante

Su dueño observó esfumarse, producto de un incendio, la librería que tenía en Castro, pero armado de valor y ganas de llevar las letras a los lugares más escondidos, subió los libros a una micro y dio inicio a este hermoso proyecto. Mauricio Sepúlveda, quien fundó dicha librería, concretó el proyecto itinerante restaurando una antigua micro, la cual pasaría a llamarse Librería Andante. Posee una variada colección de distintas editoriales.

 

 

 

 

Deja un comentario