Macarena Barros

Macarena

A través de su labor profesional, la periodista Macarena Barros ha emprendido una cruzada por la promoción de la artesanía chilena, por medio de importantes proyectos que apoyan la difusión patrimonial, como la columna Tradición Artesana en revista Vivienda y Decoración de El Mercurio, la obra Artesanías para jugar (2008) y su trabajo Tesoros de la tierra (2016), que destaca a 70 cultores y 70 artesanías de todo el país, y que el pasado mes de agosto fue presentado en la Feria de Arte y Artesanía de Jerusalén. En conversación con Biblioteca Viva, Macarena destaca lugares y creaciones de valor patrimonial y nos recomienda algunas obras que nos permitirán reencontrarnos con la tradición artesana.

Créditos fotografía: Pamela Fernández Corujedo.

¿Hay alguna persona, artista u obra en particular que haya despertado o alimentado tu interés por las tradiciones artesanas?

Mis padres, en primer lugar, desde que era chica cultivaron en todos nosotros -somos 5 hermanos- el valor por lo hecho a mano y por las tradiciones. Particularmente mi papá, Juan de Dios, que era un artesano y un virtuoso con sus manos. Él tenía un taller atrás de la casa, lleno de objetos encontrados en el Persa y muchas herramientas. Era su espacio sagrado y donde se quedaba horas recuperando piezas, restauraba muebles o hacía artesanías en cuero. Nos enseñó a lijar, barnizar, encolar madera. Para él había que cuidarla y tratarla como a la propia piel del cuerpo. Hasta hoy conservo muchas cosas de él, como un anillo que me hizo un verano con el cuesco de un durazno. ¡Un tesoro para mí!

Dentro de tus recorridos por nuestro país has conocido distintos tipos de trabajos de artesanía ¿cuáles destacarías por su valor patrimonial y nos recomiendas ir a conocer?

Somos un país angosto y largo con una gran diversidad de climas, geografías y culturas, lo que nos da una enorme riqueza. Hay que conocer mejor nuestro territorio, viajar por Chile, valorar lo que somos y cuidarlo. En el libro doy a conocer a 70 cultores y artesanías, están sus datos de contactos, teléfonos y es una invitación abierta para hacer turismo cultural y rural en el país. Pero hay muchos más tesoros y dependerá del gusto y/o oportunidades que cada quien tenga.

En cuanto a valor patrimonial, hay mucho que conocer y aprender de la cultura aymara,  tienen sitios con rutas preciosas de textiles, en oasis u orillas de ríos, como Cariquina o el Valle del río Loa que te pueden dejar sin aliento, ¿cómo es posible que en ese desierto, donde aparentemente no hay vida, puedan surgir tejidos con colores que irrumpen con tanta vitalidad? Ese silencio, ese horizonte, esa calma, es sobrecogedor.

En la zona central, me gustan particularmente los pueblitos, los lomajes, los huasos montados a caballo, sus chupallas. Ahí las casitas bordean el camino y es posible casi sentir el olor a pan amasado y empanada. Cerca de Santa Cruz, hay varios pueblitos, como la Lajuela, cuna de los sombreros de paja. Es una calle prácticamente y las mujeres y hombres trenzan con sus manos la paja y luego  con la máquina de coser forman el espiral, costura al centro, para dar vida a la chupalla del huaso.

12400580_1677942382481621_7629478598517508351_n
Créditos: Tesorosdelatierra.cl

En el sur, la zona huilliche y hacia la costa, me fascina. Conservan vivas las tradiciones Mapuche, y es posible verlos cargando en las yuntas de bueyes rollos de boqui, fibras vegetales que extraen de los bosques nativos, y que luego trenzan con sus manos mientras toman el mate. El lago Budi, San José de la Mariquina, Mehuín, San Juan de la Costa son sitios preciosos donde se puede encontrar a artesanos tejiendo boqui o chupón u otras fibras, al alero de fresca brisa de mar y traerse de regreso a la casa alguna pilhua, cuelga de peces o canastos con forma de gallina.

Cerca de Santiago, por último, siempre disfruto de Putaendo, Los Andes (con talleres  como cerámica CALA) y   Valle Hermoso, sobre la Ligua, con sus hilanderas.

¿Qué obras (literarias y/o audiovisuales) pueden ser una buena guía para reencontrarse con la tradición artesana?

13308658_1737434706532388_5987535702494508472_oMe gusta la palabra reencontrarse porque precisamente me parece que todos somos potencialmente portadores de una tradición, que tenemos que hacer el esfuerzo de recordar y trasmitir de padres a hijos para mantenerla viva. Ahora que visité Israel, donde participé con el libro Tesoros de la tierra en la Feria de Arte y Artesanía de Jerusalén, eso sorprende, cómo el pueblo judío ha sido capaz de contar y recordar sus historias de diásporas una y otra vez. …pude visitar varios Kibutz y en todos ellos ocupaba un espacio importante un pequeño “museo de la memoria “, sencillo, con fotos y álbumes que recuerdan los orígenes de esta tierra. El registrar, en textos e imágenes, es clave para conservar y salvaguardar las tradiciones.

Uno de los programas más lindos que tuve la suerte de conocer cuando trabajé en el gobierno fue “Tesoros Humanos Vivos”, programa de reconocimiento de los portadores de tradición de nuestro país que nace en UNESCO y Chile lo adopta. No he visto nada mejor logrado que esos audiovisuales donde se sigue al cultor y se muestra donde vive, su territorio y la tradición que porta. Son un lujo, un orgullo y se pueden ver en este link.

En el mundo literario nacional ¿Cuáles son tus obras preferidas? 

En cuanto a folklore y siempre en referencia al patrimonio leo y releo a Oreste Plath, investigador, observador, compilador y gozador de nuestra tierra. Sus escritos son para mí una fuente de permanente consulta, muy valiosa para mi trabajo de campo. También todo lo relativo a mitología Chilena y precolombina me gusta. Desde ahí entiendo mejor el realismo mágico de nuestra tierra, donde tienen tanto que ver las culturas indígenas precolombinas con sus leyendas y mitos que producen hechos fantástico. Ahora estoy releyendo a Carlos Alfonso González Vargas, que fue profesor mío en la Facultad de Estética de la Universidad Católica e inspiró a tantos y tantas que pasamos por sus cursos. Estamos trabajando con su mujer y sus hijas para publicar dos libros con sus textos y ha sido refrescante leer sus poemas y textos sobre arte indígena y artesanía.

¿Qué obras literarias recomendarías para acercar a los niños a nuestra herencia cultural?

Recordar y volver a contarles las historias de la familia es lo que más sugiero, hay que partir por casa, por las propias raíces, hacer álbumes y libros familiares, el árbol de la vida familiar, eso ayuda a que los niños tengan buenos cimientos y puedan construir futuro. Yo creo que a los niños les encantan los personajes, los abuelos, por ejemplo, son un referente importante para ellos.

Más allá, personajes de nuestro país, como Violeta Parra, que fue la gran maestra de nuestros centros de creación de bordados (inspiradora de las arpilleritas de Melipilla o las bordadoras de Macul), es una buena guía: leerla, escucharla, visitar el Museo de Violeta Parra con sus obras. También Neruda y Mistral, acercarlos a su poesía. Leerles a los niños es importante, en las noches les encanta y puede ser una gran ayuda para cerrar en familia  el día.

Tesoros de la tierra está disponible en todas las sedes de Biblioteca Viva a disposición de nuestros visitantes ¿Por qué les recomiendas acercarse a conocer esta obra?

Porque en momentos donde hay tanta falta de esperanza en nuestro país, se van a sentir orgullosos de Chile, les va a dar alegría ser chilenos, se van a dar cuenta que muchas de las piezas que aparecen en el libro son cercanas a ellos y los han acompañado toda la vida.

Creo que el gran desafío que tenemos como seres humanos es ser creadores y protagonistas de nuestras vidas y que para ello los artesanos pueden ser una gran inspiración.

12466356_1677941805815012_8644933035950382321_o
Créditos: Tesorosdelatierra.cl

¿Tienes planes de nuevos proyectos vinculados a la difusión de nuestro patrimonio nacional?

Sí. Este año cree la consultora Tesoros y como una necesidad que surge tras el lanzamiento del libro,  estoy desarrollando una serie de rutas de turismo cultural con foco en visitantes extranjeros interesados en conocer nuestra cultura. Es un turismo a la medida y boutique que permite visitar, recorrer y vivir la experiencia de los tesoros escondidos de nuestro patrimonio. Algo que me tiene muy entretenida. Más información en [email protected]

3 Comments

  1. sandra Santos el 9 septiembre, 2016 a las 4:23 pm

    Macarena,
    Felicitaciones por tu trabajo y investigacion del ta de tesoros de la tierra.
    Me encanto tu artículo.
    Un abrazo
    Sandra

  2. Pilar el 9 septiembre, 2016 a las 5:51 pm

    Maravillosa entrevista. Profunda, emocionante, que lindo trabajo de recopilación. Las tradiciones no se pueden perder. Somos un país que cuida y admira poco su artesanía, con esto, puede que se valore más.

  3. pedro el 9 julio, 2017 a las 12:03 am

    Espectaculares las clases del Profesor Carlos Gonzalez

Deja un comentario