María Olivia Mönckeberg: “Hay que tener una mirada profundamente ética para jugársela por el bien común”

MOM - Egaña

La destacada periodista y ensayista, Premio Nacional de Periodismo 2009, autora de obras de investigación como La máquina para defraudar y Karadima: El señor de los infiernos, visitó Biblioteca Viva Egaña el pasado 16 de junio, como parte de las actividades enmarcadas en la campaña “Mes de la ciudadanía” y gracias a una alianza entre la Corporación del Libro y la Lectura y la red de Biblioteca Viva. En la ocasión la profesional de las comunicaciones conversó con el historiador Fernando Mora sobre sus últimas publicaciones, la influencia de los grandes grupos económicos en el país y el rol de la prensa en el destape de controvertidos casos de corrupción. En la siguiente nota rescatamos parte de la conversación.

Entrevista María Olivia Mönckeber, BV Egaña

“Los dueños de Chile somos nosotros, los dueños del capital y del suelo; lo demás es masa influenciable y vendible; ella no pesa nada ni como opinión ni como prestigio” Eduardo Matte, bisabuelo de Eliodoro Matte, 1892. Nos ponemos más coyunturales viendo el tema de la colusión del papel.

Y no sólo de la colusión del papel, hay mucha cosa… Si bien en ninguno de los libros he hecho un capítulo especial para los Matte, sin embargo, curiosamente, me puse a buscar algunos apuntes que yo tenía, también en mis propios Word sobre los libros y me encontré con que, por ejemplo, en “Karadima, el señor de los infiernos”, Eliodoro Matte Larraín, el que era Presidente del CEP y tuvo que renunciar, el que presidía la papelera ahora, con toda la colusión del papel, fue el que fue a hablar especialmente con el entonces fiscal Sabas Chahuan para, supongo yo, le suavizara la mano al cura Karadima.

Karadima_El_senor_de_los_InfiernosTú cuentas que cambiaba el auto todos los años a Karadima…

Era el que le financiaba el cambio de auto, yo creo que cada dos años, muy seguido. Se cuenta, varias fuentes me lo han dicho, que la señora, la Pilar Capdevilla, la señora de Eliodoro Matte, le tenía una devoción a este personaje que sus seguidores trataban de decir que era santo porque, entre otras cosas, le había anulado el matrimonio por la iglesia, entonces se sentía muy agradecido con este caballero, así es que uno ve en este poder de los Matte en distintas facetas. La Patricia Matte, presidente de la Sociedad de Instrucción Primaria y en cierto momento era como la reina de la educación de todo un gran sector político, también era muy cercana a Karadima, con mucha preocupación por él al punto que los Matte se cruzaron en la vida profesional del doctor James Hamilton, el principal denunciante, y por eso es que Hamilton salió de la Clínica Alemana donde estaba ejerciendo como médico, poco antes de hacer su denuncia o en esa época, cuando ya había hecho la denuncia a la Iglesia. Bueno, esa es una pincelada, un episodio de los Matte, o de Matte Eliodoro, en estos libros.

Es curioso, porque es transversal a gran parte de tu obra.

Aquí también, en “La máquina para defraudar” también tiene que ver, porque está el tema forestal, él se vio muy beneficiado con el decreto ley 71 que Julio Ponce Lerou fue el principal impulsor, y que junto a Pinochet lo pusieron y favorecieron las industrias forestales… Ejemplos como ese también aparecen en los libros de universidades, porque estuvieron metidos en la Universidad Finisterra, vinculada a los Legionarios de Cristo, tenía esta como doble militancia entre Karadima y los Legionarios de Cristo, también eran cercanos.

¿Son los grandes grupos económicos, los Matte, los Luksic, los Angelini, poderes supraestatales, crees tú?

No sé si llamarlos supraestatales, pero un poder concreto y real, efectivo en este país. Y ya que mencionas a Angelini, hoy tenemos una noticia importantísima, que es el tema Corpesca y lo que está ocurriendo con Jaime Orpis, me pesco de eso para comentarlo, creo que es de la máxima importancia porque es primera vez que un senador de la república va a estar con prisión preventiva, y lo más interesante y yo diría que esperanzador, no sólo con la esperanza de que se haga justicia, sino que se transparenten situaciones tan complejas como esta incestuosa relación entre el dinero y la política. Las acusaciones que tiene desde fiscalía que lo han hecho ser formalizado, son tan graves porque son de cohecho, son de haber sido comprado por la empresa para actuar a su favor, y vean ustedes que la jueza de garantía que es la que recibe, la que opina, la que juzga sobre lo que fiscalía presenta, que actúa como primera instancia, dijo prisión en su casa, o sea, reclusión domiciliaria, pero fue la Corte de Apelaciones que dijo no señor, vaya a prisión preventiva… entonces por qué digo esperanzador, esto nos marca una distinción fuerte respecto de lo que ocurría en dictadura, en que el poder judicial estaba absolutamente entregado, con muy poquitas y positivas excepciones en su momento, pero estaba totalmente controlado por el gobierno militar, por la dictadura. Acá lo que vemos es que hay un intento de búsqueda de justicia, no sólo en esos fiscales que están tratando de investigar y de avanzar con sus investigaciones, sino que también es una señal de que un tribunal superior de justicia estaría acreditando un delito de cohecho y no le importa que el señor Orpis, que renunció a la UDI porque estaba con esto encima, pero sea de donde sea su influencia política lo juzgan y le dicen: usted para adentro, como fueron para adentro los dos cabezas dueños del grupo Penta, Carlos Alberto Delano y Carlos Eugenio Lavín el año pasado… No es que con esto estén condenados, pero en prisión preventiva porque lo juzga un peligro para la sociedad, así dice textualmente el fallo de la Corte de Apelaciones.

Los magnates de la prensamagnates prensa

“En el libro “Los magnates de la prensa” hablo de la concentración en los diarios: El Mercurio y todos los diarios de Agustín Edwards, y en La Tercera, con todos los diarios de Álvaro Saieh y todos los diarios, radios, revistas… bueno, pero pese a eso La Tercera ha jugado un rol tremendamente interesante, porque ha estado dando información, qué es lo que decidió a Saieh a abrirse, era quizás que estaba medio enojado con la UDI, porque a lo mejor no le había dado apoyo cuando estuvo medio complicado, en su bicicleta financiera que le había fallado un poco con las compras de los supermercados… cuál era la razón no se sabe bien. Lo concreto es que ha ayudado a que se ponga en una línea de informar, y también de filtrar, los periodistas han vuelto a encontrarse con ese rol, en cierto sentido, también de fiscalización, yendo detrás de los fiscales, es cierto, pero abre una cancha bien interesante”.

Y El Mercurio también, particularmente a través de la transversalidad del caso Soquimich

El Mercurio partió con el caso Penta, tratándolo sólo en unos párrafos de la sección Economía y Negocios, y al comienzo también con unas páginas completas en que Jovino Novoa, yo no sé si recuerdan, cuando trata la investigación de ideológicamente falsa, trata a los fiscales de figurines, dice que todo esto es un show, que la prensa hace otro show, pero resulta que Jovino Novoa, si bien no terminó en la cárcel, terminó condenado, no se le toma el peso a eso, de verdad la situación de él es complicada, ha perdido el poder relativo dentro de la UDI, aunque digan que no, le significó a la UDI un remezón, no sabemos aún donde termina todo este descalabro que se le ha producido, pero efectivamente le ha significado un tremendo costo. Ahora bien, El Mercurio ha tenido dos acicates uno es cuando surgió ya el caso Caval, que yo no lo abordó en este libro, pero sobre todo cuando ve Soquimich, que como tú dices es transversal, entonces ahí se pone y se activa en sus ganas de informar sobre estos también y también creo por no quedarse demasiado atrás, porque o sino La Tercera en términos competitivos estaba ganando, y eso es interesante, porque tiene efectos reguladores sobre los demás. Ahora, ojo también, que en las últimas semanas se ha visto mucho intento de blanqueo, editorialmente si uno lo analiza.

Democracia hipotecada

Volviendo un poco atrás, ¿qué no hizo la Concertación, en la llegada a la democracia, para revertir el tema de las privatizaciones? Aylwin lo plantea en una entrevista…

Curiosamente, hace unos días, me acordaba de esa entrevista, que está en el diario La Época y parto en “La Máquina para defraudar” citando un recuadro sobre privatizaciones y cómo veía la privatización Patricio Aylwin, en el año 89, que fue el año de la elección presidencial. La disposición que tenía tanto el mismo Aylwin, como aparentemente la gente que lo rodeaba, y lo que se percibía en la gente que lo apoyaba y que había votado por el no, es que era un escándalo, toda las privatizaciones de las grandes empresas del Estado había que revisarlas, de eso se hablaba, porque se habían hecho entre gallos y medianoche, ese es el tema que yo cuento en detalle en el libro “El saqueo de los grupos económicos”, y en condiciones absolutamente adversas de los intereses nacionales.

¿Se trató de hacer poco?

O sea, no hubo ni una voluntad de hacer mucho, creo yo. Al comienzo le echaban la culpa un poco a los militares mismos, que si se tocaba las privatizaciones iban a haber más boinazos.

Se utilizó como argumento…

Creo que sí. Se beneficiaron algunos militares, sobre todo los de los circuitos más cercanos a Pinochet, con las privatizaciones, pero se beneficiaron mucho más algunos civiles.

Se ha generado una situación que yo denomino una democracia hipotecada, que está hipotecada a este poder del dinero, a este poder de los grupos económicos y a personajes tan siniestros como un Julio Ponce Lerou.

Para cerrar… ¿Qué te genera toda esta generación de personas que lucharon contra la dictadura y hoy son parte del sistema?

La verdad es que gente que ha circulado por la Concertación, en fin, uno no es quién para andar juzgando a la gente, pero por lo menos a mí me hace pensar que todo eso, y más allá de las personas, ha generado una situación de lo que yo denomino una democracia hipotecada, una democracia que está hipotecada a este poder del dinero, que está hipotecada a este poder de los grupos económicos y a personajes tan siniestros como un Julio Ponce Lerou, que mueve sus hilos a través de personajes asesores de él, y que a mi gusto no han dejado de serlo, a lo mejor estamos viendo que están asumiendo los cargos, que quizás cuanto le van a pagar a Patricio Contesse para que sea el que ponga la cara. Habría que hacerse muchas preguntas en torno a eso… Que Penta financiara a la UDI, dentro de todo uno podía tener la sospecha, que financiaba la campaña de Joaquín Lavín, que además de eso hicieran toda esta defraudación fiscal, y evitaran los impuestos para comprarle el auto a la esposa, que hicieran dar boleta hasta al señor que le estacionaba el auto, para sacar algo… Uno dice: así se fueron haciendo tan ricos, y después les daban premios en la industria de los seguros, y en esto, y en esto otro… Pero que además hayan caído en las garras, en el encanto de un Ponce Lerou, se les haya olvidado… Borrar su propia historia y quién es este personaje: es el padre de los nietos de Pinochet y el que trafica de mucha plata, llegó a ser una de las 6 fortunas más grandes de este país, él con sus hijos, junto a Luksic, junto a Angelini, junto a Paulmann… Entró a la lista de los top 6, eso es muy impactante.

¿Crees que esta democracia hipotecada tiene vías concretas de solución?

En la medida que la gente tome conciencia, en la medida que participe, en la medida que se limpie la política. Por eso yo creo que es muy importante lo que pueda pasar con Longueira, lo que termine de ocurrir en torno a los casos como Soquimich o Penta, y como otros que están abiertos, y que reconozcan los partidos políticos, en forma más firme, no como arrastraditos, no como obligados. Encuentro muy interesante lo que ha hecho, por ejemplo, el profesor Eduardo Engel que encabeza la comisión anticorrupción, para decirlo en nombre corto, pero uno tiene la sensación que en el parlamento todavía va como de a poquito, uno quisiera ver algo más categórico.

Por ejemplo la penalización de la colusión, lleva muchos años debatiéndose en el Congreso.

Claro, tienen que elevar las penas, tienen que elevarle las penas a la colusión, al cohecho, tienen que considerar delito tributario fuerte y no falla administrativa, dejar que la fiscalía actúe, y no que demore en impuestos internos y se dé un largo recorrido antes de llegar a la posibilidad de investigar, yo creo que hay muchísimo que hacer, pero se puede. Es súper importante que se generen debates, que se genere conversación en torno a estos temas y que se exijan, y que el día de mañana, cuando haya elecciones municipales, y después cuando haya elecciones parlamentarias el próximo año, se vaya exigiendo a las personas que pretenden llegar, sea a la municipal, al parlamento o a la presidencia de la república, compromisos éticos, no es sólo el cuento de “mientras la justicia no diga…”, no, es que hay que cambiar la mirada, y tener una mirada ética, profundamente ética para jugársela por el bien común, por el bien de la sociedad.

Deja un comentario