Memoria, juego e imaginación en primera infancia

Nuevo Banner - Dic - Resenas

¿Cómo podemos potenciar el desarrollo artístico en primera infancia? ¿Qué rol juega la literatura en esto?, ¿cómo entender una obra literaria desde su estética? Son las preguntas que intenta responder Mackarena López, subdirectora de Biblioteca Viva Egaña, a través de la revisión de tres libros disponibles en nuestro catálogo.

Por Mackarena López

Memoria y amnesia. Sobre la historia reciente del arte en Chile (Poligrafa, 2017), nos habla de la influencia y el rol que tuvieron los diferentes movimientos artísticos dentro de la historia de nuestro país, así como las diferentes disciplinas, generando diálogos en torno a las experiencias que nos ofrece el arte desde el discurso de la memoria, en un intento por no verse emplazado y censurado durante la dictadura militar. Pensar, hoy en día, en fotografía, literatura, danza, pintura, entre otros, y pensarlos de forma independiente, nos aleja de cómo el arte se ha ido transformando como experiencia estética. El cruce y la influencia, de unos sobre otros, nos permite desarrollar y entender la esfera cultural, en la cual su riqueza en la búsqueda de posicionarse y nutrirse desde la resistencia, desde el recuerdo, desde la memoria y su creación cultural, desde la crítica, desde una forma de preservar su historia y la de los pueblos. Es a través de este libro, que su autor Williamson, nos narra desde el arte el contexto cultural y socio político del país, y es a través de Memoria y amnesia, que se nos permiten indagar cómo Chile se ha ido transformando y revolucionando.

Hoy en día la influencia que ejecuta este pasado artístico, vigente y transformado, nos permite el seguir creando y desarrollando experiencias, de disfrute estético. Esta práctica, se hace necesaria dentro de la infancia, porque nos permite potenciar el desarrollo cognitivo de los niños. Durante los primeros años de vida, todo lo que nos rodea actúa como estímulo y potenciador del desarrollo psicomotor y a su vez de la memoria. En primera infancia, a través de estímulos de tipo sensorial, podemos entender y comprender el mundo, sin necesidad de un lenguaje hablado, ya que es a través del sentir, de la dinámica del juego y la imaginación que se van construyendo y asociando significantes. El otorgar un carácter identitario a los estímulos que se reciben desde el arte, la literatura, y otras disciplinas, permite que los niños sean capaces de aprender y entender el mundo, por ende, se hace fundamental  seguir estimulándolos desde las diferentes esferas.

 Sin embargo, ¿cómo podemos potenciar el desarrollo artístico en primera infancia? ¿Qué rol juega la literatura en esto?, ¿cómo entender una obra literaria desde su estética?

Es a través de la ilustración, en este juego entre la visualidad y la palabra, como Emily Hughs en Salvaje (Libros del zorro rojo, 2014), nos invita a tener una experiencia literaria y estética. Es a través de la configuración de un acto de rememoración hacia el bosque, en que se le invita al espectador/lector a trasladarnos a este espacio contextual, ya que a través de la evocación imaginativa de los elementos que construyen un bosque, permite al público disfrutar esta experiencia a través de la asociación de sonidos y de colores, de sensaciones y de identificación de sentimientos. Permite al espectador  situarse y sentir junto a la niña, vivir sus emociones y entender sus procesos. Por ello, este libro ilustrado nos permite ir otorgando significantes a través del sentir, a través de la experiencia sensorial e imaginativa que ofrece este texto literario.

Por otra parte, El libro que duerme de Cedric Ramadier, nos sumerge en este juego de recordar, sentir, identificarse en este proceso del acto de irse a dormir. Los niños, a través del juego directo entre libro y lector, permiten crear una experiencia en torno a este juego de memoria, en que el niño, comprende y entiende los procesos que vive el libro, a través de la imaginación. El libro, de forma estética, desafía al lector a sentir y a vivir con él su proceso.

Por ende, entender el arte y la literatura hoy en día, sin comprenderlo desde la dinámica del juego, que evoca la memoria y la imaginación en la primera infancia, sería no comprender la transformación que se ha generado tanto en la industria editorial, como en las diferentes disciplinas artísticas, que promueven el desarrollo de los niños, niños que se preparan y seguirán preparando para entender el mundo, desde los diferentes estímulos.

 

Deja un comentario