Recomendaciones para el Día Internacional de los Derechos Humanos: Un derecho, un libro

Banner DD.HH (1)

El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los cuales son inalienables e inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, etc. En conmemoración de ese importante hecho, recomendamos libros inspirados en algunos de estos derechos.

Por Ja’nos Kovacs y Javiera Vilugrón.


Maus: Relato de un superviviente 

Art Spiegelman | Random House, 1973 
Artículo 5: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

 Maus de Art Spiegelman se ha convertido en un clásico de la narrativa gráfica, explorando las experiencias de una familia judía durante la segunda guerra mundial y el esfuerzo emocional de un dibujante que intenta recuperar y plasmar en una novela la experiencia de su padre en los campos de concentración de la Alemania nazi. A través de la metáfora visual presa-depredador, Spiegelman narra el entramado de dolores, pérdidas y miserias que vivieron las comunidades judías, con especial énfasis en la gama de torturas que tuvieron que experimentar.  La hambruna, la explotación física, la angustia de no saber si vivirían para ver nuevamente a sus seres queridos, y el trauma que deviene de haber sido objeto de tal nivel de deshumanización. Tanto Maus como otras exploraciones gráficas del holocausto (como El Diario de Ana Frank, publicada por Random House en 2018) se encargan de abordar las torturas del pasado para recordarnos que ocurrieron cumpliendo la labor de hacer memoria y así evitar que esas atrocidades vuelvan a repetirse.

 

Calle Este-Oeste

Philippe Sands | Anagrama, 2016
Artículo 10: Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.   

Reconstruir la memoria familiar parece casualidad en Calle Este-Oeste (Anagrama, 2016) del especialista en derechos humanos Philippe Sands, ya que llegó a la ciudad ucraniana de Lviv solo a dar una conferencia. Este lugar es uno de los ejes de la historia contada en este libro, donde no solo vivió el abuelo de Sands, también los juristas Hersch Lauterpacht y Raphael Lemkin quienes acuñaron los términos de crímenes de lesa humanidad y genocidio, sin haberse conocido ni topado en la mitad del siglo XX.

Con una naturaleza híbrida que transita entre el ensayo, la novela policial y la historia, este libro comprende una ambigüedad discursiva dada la diversidad de enunciados que son transcritos y recuperados por el narrador como una memoria propia, sobre todo porque nos hace preguntas relevantes en tornos a nuestra identidad: ¿queremos ser percibidos como individuos o como grupo?, ¿por qué es importante tener en derecho los conceptos de crímenes de lesa humanidad y genocidio? La respuesta está llena de complejidades en este relato, que superpone diversas voces sobre el tema, pero no olvida en dejarnos claro que ahí está el origen de la justicia, en donde todos merecemos ser tratados como humanos sin importar nuestras diferencias.

 

Emigrantes

Shaun Tan | Bárbara Fiore Editora, 2011
Artículo 13: Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.  

Lo primero que llama la atención de Emigrantes es que pareciera que estamos en frente de un antiguo álbum de fotos  de alguno de nuestros familiares. Con tonalidades sepia y sin ningún texto, esta novela gráfica nos invita a que empaticemos con la historia y experiencia del migrante a través de una ilustración muy realista con forma de un archivo fotográfico, pero que a través de un enfoque de ensoñación  nos acerca a una vida cotidiana confusa e incierta con la que todos podemos identificarnos.

Así, Shaun Tan compone Emigrantes como un trabajo investigativo que abarca las historias de adolescencia de su padre, quien llega a Australia desde Malasia para estudiar, pero también de las experiencias de vida de compañeros y amigos que nacieron en otros países. Como si fuera una bitácora de todas estas personas, la secuencia visual nos va narrando los distintos problemas que enfrentan las personas que migran: la pobreza, la dificultad idiomática, el acceso a la salud, la integración a los estatus sociales y, sobre todo, la separación de los núcleos familiares. Entonces, pidiendo una participación activa del lector, este libro es una invitación a narrar e interpretar esas historias de la otredad.

 

La Isla: Una Historia Cotidiana

Armin Greder | Lóguez Ediciones, 2015
Artículo 14: En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.   

La palabra asilo proviene del griego ásylos, que significa refugio, un lugar seguro e inviolable. La Isla: Una Historia Cotidiana narra un encuentro y un ofrecimiento bienintencionado: el naufragio de un hombre a la deriva se cruza en la ruta de un pescador, habitante de una isla en medio de la nada. El pescador decide brindar refugio al náufrago pues imagina que de no ser acogido seguramente moriría. Porque al náufrago lo persigue la inclemencia del mar, lo acosan la tempestad, el frío, la marea y la muerte. Luego de convencer al pueblo de que recibir al náufrago es lo correcto, lo que podría haber sido una historia de hospitalidad  se torna rápidamente en un llamado de atención sobre el prejuicio, el miedo a lo desconocido y la deshumanización.

 

Cigarra

Shaun Tan | Bárbara Fiore Editora, 2018
Artículo 24: Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.  

¡Tac, tac, tac! Un trabajador ejemplar vive sumido en la monotonía empresarial, sin descansos, sin vacaciones, sin paseos, sin vida fuera de su escritorio y la diminuta habitación que arrienda para dormir entre jornadas laborales. Sobre el proceso creativo de Cigarra, Shaun Tan comenta que la idea vino a él durante una visita al sector empresarial de Berlín en 2005, impresionado por las hileras  de edificios grises y el paisaje de oficinistas enraizados en sus escritorios. Las cigarras pueden vivir de dos a diecisiete años, pasando la mayoría de su vida bajo tierra como  ninfas, para luego salir al exterior. En Cigarra, la  metamorfósis del personaje principal sirve como metáfora de liberación; la cigarra de Tan vive encerrada en una rutina laboral explotadora, sin derecho  a  disfrute o al tiempo libre y es solo a través  de su  transformación que se topa con la libertad. Una oportunidad de volcarnos hacia nuestras propias rutinas laborales y repensar qué tanto espacio se nos da para el disfrute.

 

 

El lápiz mágico de Malala

Malala Yousafzai | Alianza Editorial, 2017
Artículo 26: Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental.   

¿Crees en la magia? es la primera pregunta que nos hace el libro infantil El lápiz mágico de Malala de la activista y ganadora más joven del Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai. Con ilustraciones de los franceses Marie Pommepuy y Sébastien Cosset —más conocidos como Kerascoët— la historia nos introduce en el relato autobiográfico de la propia Malala, que desde su infancia en Pakistán soñaba con tener un bolígrafo para resolver distintas situaciones cotidianas de su vida, como dejar que sus hermanos la molestaran, desaparecer el mal olor de la basura o hacer ropa nueva para su familia.

Sin embargo, este cautivador viaje de sus sueños aterriza en la realidad cuando cae en cuenta de que no todos los niños pueden ir a la escuela. Con un país acosado por los talibanes, Malala deja de ir a la escuela y recompone ese mundo en ruinas con este libro. Con su voz y un lápiz para escribir esta historia, el relato reivindica el derecho de niños, niñas y adolescentes a estudiar, pero también a encontrar su propio tipo de magia en la esperanza.

 

Deja un comentario