El loro de Frida Kahlo

Reseña por Nixa Cerda, mediadora de lectura BV Tobalaba.

Confieso que el dibujo no es lo mío, no soy entendida en trazos, juego de sombras u otros términos que puedan usar los entendidos e interesados en el arte gráfico. Para quienes como yo no lo sabían, el Inktober fue creado por Jake Parker en 2009 para retarse a subir a redes sociales un dibujo diferente cada día durante todo el mes de Octubre, permitiéndole lucir sus habilidades y desafiar a otros. Como biblioteca tuvimos la idea de sumarnos y vaya desafío que me han puesto al escribir sobre narrativa gráfica, un género del que poco y nada conozco, pero que luego de este libro he quedado encantada.

El loro de Frida Kahlo, escrita e ilustrada por Jason y publicada por Editorial Astiberri en 2015, fue el libro elegido, guiada por la idea de encontrar un novela gráfica sobre la vida y obra de la artista mexicana: primer error. La portada en una paleta de tonos grises y una Frida antropomorfa y descalza no era del todo alentadora. Al abrirlo me encuentro con el título Quien Roba y conforme avanzo me doy cuenta que el libro está lleno de imágenes de asesinatos, robos, secuestros y muerte. De Frida aún no se nada, me aburre y lo dejó sobre el mueble a un costado de la cama.

Un par de días después empiezo a hojear el libro de atrás hacia adelante y es ahí cuando por primera vez algo llama mi atención, una anciana acechada por una especie de cuervos que aparecen y desaparecen con sus cosas, se siente confundida. En seis páginas, el autor e ilustrador, Jason, expone la cruda realidad del alzheimer. La historia se llama Nada.

Más adelante, me encuentro con No preguntes, donde se juntan Fidel Castro, Moais de Isla de Pascua, Jackie Kennedy reptiliana y el montaje de la llegada el hombre a la luna, un retrato de las teorías conspirativas al mejor estilo de Salfate.

Sigo pasando página y por fin llego a Frida, convertida en una mujer que mata a sueldo, la mexicana es retratada como en la mejor película antigua de traficantes y mafiosos. La artista hace su vida cotidiana junto a su querido plumífero, lo alimenta esperando la llegada de una nueva misión, día a día actúa sin piedad hasta que algo no sale como se espera, es así cuando la rescata quien menos espera.

De las once historias que nos presenta el artista noruego en estas 204 páginas, estas tres son mis favoritas, más que nada por la humanidad que exponen. Me doy cuenta que estos animales humanizados no son casuales, y al igual que en las fábulas nos permiten entender lo mejor y lo peor de nuestra especie. Jason lo usa hábilmente a su favor y es la forma en que logra cautivar, muestra una realidad cruda y directa, esa que a veces no queremos ver porque estamos insertos en nuestra propia miseria.

Investigando supe que Jason tiene un extenso trabajo y que dibuja desde adolescente, donde suele usar animales con rasgos humanos para conducir la historia, es algo que lo distingue, las cuencas vacías y lo inexpresivo de sus rostros, en mi opinión no hace más que reflejar nuestro estado de enajenación como sujetos sociales. Es un libro sin finales felices, ni moralejas, son historias que transitan de lo particular a lo general llenas de detalles donde se abren pasajes a nuevas narraciones. Ante todo recomiendo leerlo más de una vez, ya que exige al lector un esfuerzo intelectual, hay historias que no se entienden si desconoces el contexto, está plagado de referencias de la cultura popular, la música y el cine, que no son obvias para todos, pero que sin duda disfrutarás.

Autor: Jason

Editorial: Astiberri Ediciones

Año: 2015

Otras actividades


Taller: ¡Saber salva vidas!


Charla: Exposición Mírame La ilustración como voz


Made in Antofa: Feria del pequeño objeto


Taller: Introducción a la Musicoterapia


Teatro de sombras: Historias de Frida


Show musical: Presentación Habiendo paké sufriendo


Conversatorio: Eliminación de la violencia contra la mujer


Retrato cubista


Guaguateca


Taller: El rap como tradición oral