Fútbol La novela gráfica

Reseña de Vicente Davanzo, mediador de lectura BV Tobalaba

Afronté la lectura de esta novela gráfica publicada en 2014 por Astiberri Ediciones con una doble sensación de expectativa y escepticismo, principalmente por lo breve y ambicioso de su título. Expectativa porque claramente la obra trata de uno de mis temas favoritos, pero también un grado importante de escepticismo, ya que frente a un nombre como Fútbol. La novela gráfica no puedo dejar de preguntarme: ¿cómo una historia contada en 157 páginas puede captar y transmitir la complejidad de un fenómeno como el fútbol? ¿Es posible una narración que logre incorporar todas las facetas del concepto, al punto de poder llevar su nombre?

Mi pregunta se resolvió tempranamente con la lectura. Y es que no se cuenta solo una historia en la novela escrita por Santiago García y dibujada por Pablo Ríos. En sus viñetas, ilustradas en un estilo más bien sencillo y poco detallado, que no invita particularmente a la contemplación, se entreteje un sinnúmero de historias sobre el deporte más popular del mundo. Articuladas en torno a una narración y una reflexión del propio autor sobre el significado de la victoria y la derrota, junto con la importancia del azar. Las distintas narrativas tocan algunos de los distintos temas y realidades que conforman al fútbol como fenómeno de masas, y como referente cultural.  Aspectos como las complicadas vidas de los jugadores profesionales, o los oscuros manejos de uno de los espectáculos más lucrativos del mundo, son tocados en las distintas subtramas del libro. Otras historias tratan temas como la vinculación afectiva y la formación de recuerdos a partir del fútbol, la idea del juego como un arte, e incluso el complejo asunto de la homosexualidad en una práctica donde por años ha sido completamente invisibilizada.

La lectura es entretenida y ágil, saltando de historia en historia mientras se construye una reflexión sobre algunos aspectos fundamentales del fútbol, o de todo juego en realidad, considerando la importancia que se da en la obra a la Teoría de Juegos. Utilizo en esta ocasión el concepto reflexión, y no relato o narrativa, porque no se percibe con claridad una trama, entendida como una estructura introducción-desarrollo-desenlace que guíe la narración, en la articulación de las distintas historias que conforman la novela. Todo gira, más bien, en torno a una reflexión del autor sobre el fútbol y varios de los elementos que lo componen, y cómo sus significados pueden confundirse y cambiar con el tiempo. Las historias, unas pocas reales, la mayoría ficticias, están bien narradas y dan mucha fluidez a la lectura, a la vez que logran ilustrar y conectarse con la reflexión principal del libro. Sin embargo, estas (y por extensión, también lo planteado por el autor) no logran abarcar toda la diversidad y complejidad de un fenómeno como el fútbol, centrándose, por el contrario, en las manifestaciones más comunes de la práctica.

La reflexión del autor considera casi exclusivamente al fútbol profesional, dejando de lado toda la versión amateur del juego, mucho más extendida demográficamente y más variada, al estar íntimamente vinculada con las comunidades y las culturas locales. La única historia que involucra un club de fútbol amateur, o por lo menos no perteneciente a un nivel de elite, es también la única con tintes de ciencia ficción, en un cruce de géneros que entretiene pero poco aporta a la trama general. Otra omisión importante de la obra, que casi parece premeditada, es la del fútbol femenino: la única mujer futbolista en toda la novela se disfraza para jugar en la liga masculina. En un momento donde el fútbol femenino cobra una importancia cada vez mayor, su omisión es un error imperdonable para un libro que dice contar todo sobre el fútbol, casi como si quisiera seguir perpetuando la imagen del fútbol como un reducto exclusivamente masculino.

En conclusión, el libro entretiene y entrega una interesante reflexión sobre aspectos como el azar, la derrota y la victoria a partir de uno de los juegos más practicados en todo el mundo. Es una lectura amena y ágil que logra atrapar al lector, más allá de que tenga o no interés por el fútbol. Sin embargo, falla en querer captar, representar y transmitir la totalidad de un fenómeno tan complejo, en un problema que se podría haber evitado fácilmente con un título menos generalizador y ambicioso.