La verdad tácita

Por Katherine Rojas, mediadora de lectura de BV Antofagasta

En tiempos actuales, donde las redes sociales tienen cada vez más influencia sobre las emociones del ser humano, el pensar y cuestionarnos sobre cómo comunicarnos con los demás se ha convertido en algo muy importante para nuestro modo de vivir de ahora en adelante, especialmente si lo vemos como aprendizajes y experiencias que generaremos con estas situaciones que la mayoría nunca creyó vivir. 

A través de la Ilustración, María Inmaculada Guadarrama –más conocida como Guada– (Venezuela, 1989), nos enseña que lo complejo es simple de comunicar. Como ella misma cuenta, sus primeras publicaciones en internet generaron un vómito garabatero de todas aquellas verdades que había mantenido guardadas en su cabeza, y que al dibujarlas se transformaban en algo real. Y así nació La verdad tácita.

Referirse de manera sutil y eficaz a problemáticas tan cotidianas del día a día, permite darnos cuenta de que no estamos solos en época de crisis y, que de algún modo, debemos aferrarnos como lectores a algo que nos pueda hacer reír y que nos conmueva sobre situaciones que nos identifiquen. Hablar de temáticas tan relevantes como la depresión y la ansiedad en un país como el nuestro, donde la salud mental está tan abandonada y sigue siendo tema tabú, se agradece. Podemos preguntarnos, en un espacio de profundidad y análisis al que podemos llegar con darnos un momento para la introspección ¿Qué es para nosotros la felicidad? ¿Por qué sufrimos? ¿Qué queremos para y en nuestras vidas?, etc.

En este libro abundan la liviandad y la simpleza para transmitir pequeños mensajes a través de un lenguaje único como lo es la ilustración, desde su creación, composición y colores; son también mensajes atemporales que nos puedan marcar a largo plazo. Personajes tan interesantes y atípicos como La Jirafa Psicóloga (quien ofrece respuestas que tal vez un profesional nunca te dirá), o el campamento de emociones que habitualmente siempre estarán cerca de nosotros, nos enseñarán de forma fácil a identificar qué nos ocurre de manera personal o, incluso, a alguien de nuestro círculo más cercano. Consejo: siempre es bueno compartir un pequeño mensaje de apoyo a nuestros cercanos en estos tiempos de temor, angustia y ansiedad por los que estamos atravesando, ¡y qué mejor que con una de estas viñetas!

La verdad tácita es recomendable para todas las edades, sobretodo para personas que en algún momento de sus vidas olvidan cómo jugar. Tal como su autora lo dice: “Este libro debe leerse con la mente-corazón bien abiertos”. También lo podemos considerar de autoayuda, pero de ningún modo puede reemplazar el apoyo de un profesional si se necesita, porque debemos recordar que, aunque por muy mal mirado que sea para algunos, está bien no estar bien.

 

Autor: María Guadarrama

Editorial: Penguin Random House

Año: 2020