Tony Ninguno

Esta novela, que cuenta con la fluidez propia de un “Cuentacuentista”, fue escrita bajo el alero de La Pollera Ediciones y la Beca de Creación Literaria CNCA, es un libro corto e intenso, especial para personas con poca paciencia o tiempo para digerir mamotretos.  En cambio, si es apropiado para lectores ávidos de disfrutar que una alfombra mágica los transporte a algún lugar imaginario en un corto viaje. La portada, “El viejo circo sigue en pie”, obra del Pintor Cristián Elizalde, me invitó a tomar el libro y simplemente, leerlo.

Andrés Montero.
Andrés Montero.

El relato se sitúa entre las lonas del “Gran circo Garmendia”, en la década de 1960 y cuenta la triste existencia de un  niño que es  abandonado en  la caravana junto a una pila de libros de “Las mil y una noches”  y es ahí donde se ve obligado  a vivir la cruda realidad detrás del coreto. Bautizado cruelmente  como Tony Ninguno, debido a su ligera presencia y secretismo, el pequeño recibe la atención de una niña trapecista, también huérfana, recogida y maltratada. Ambos sobrevivirán a la ignominia  de Malaquías, dueño de la carpa.

Javiera, cautivada por las historias de aquellos viejos libros olvidados que cuentan del rey que mataba cada noche a una de sus concubinas, encontró su tabla de salvación al ser puesta en la pista del espectáculo a contar las exóticas historias para alargar la segunda parte del programa causando gran interés y expectación. Al igual que la consorte, cada noche contaba una historia inconclusa para enganchar a los oyentes y así paulatinamente, sus relatos se convierten en el gran misterio de la noche circense, y ella se convertiría de la misma forma, en la bella esclava de un acto nunca antes visto.

Las historias de Sherazade que eran  textos tremendamente estrafalarios para la pobre e iletrada audiencia de los pueblos apartados, poco a poco dejan como protagonista del luminoso espectáculo circense  al relato oral  como un acto performático magnífico, que hace que  las cosas pasen, estableciendo así,  una asertiva semejanza con las antiguas historias del rey Schahriar.

“Una vez, cuando andábamos de gira por el norte, el Tony Frambuesa me dijo que la ilusión es lo que está afuera del circo y el circo es la verdad”. En cada noche de función el circo  se vuelve verdad y el afuera pierde su condición concreta y se transforma en ilusión. De esta manera, los acontecimientos convierten al Tony Ninguno en rey y la desdichada niña en una atractiva  princesa oriental experimentando, ambos, todo el éxtasis que merecen.

[Reseña de: Alfredo Araya, mediador de lectura de Biblioteca Viva Tobalaba] 

Autor: Andrés Montero

Editorial: La Pollera

Año: 2014