Poesía y música: versos sobre ritmos

Banner Poesi?a y Mu?sica

Históricamente la poesía y la música se han visto fuertemente vinculadas. Ismael Rivera  —mediador de lectura, poeta y editor—  nos hace un recorrido por diferentes proyectos artísticos que rescatan la tradición de diálogo entre estas dos importantes ramas del arte y la creación

Por Isamel Rivera

Hace unos años asistí a una conferencia del destacado biólogo y filósofo chileno Humberto Maturana, en la que comenzó a indagar en el lenguaje como formador de naciones e identidades.  Decía que las palabras literalmente nos tocan, que el sonido viaja en ondas que nos atraviesan y que tocan nuestros oídos. De esta forma, la audición derivaría del tacto, y nuestros oídos serían herencia de las agallas que los peces poseen y que les permiten percibir las vibraciones del agua. Con esta analogía, Maturana nos recuerda desde la biología la capacidad que posee la palabra hablada para conmovernos, como si de un golpe o una caricia se tratara.

En un comienzo, la poesía y la música no se concebían como dos artes distintas, más bien se integraban la una en la otra. El plano oral de la poesía y su declamación eran parte de rituales y rogativas. Luego, con los juglares y bardos, la música acompañaba los largos recitares de noticias y aventuras. Posteriormente, al ser humano le dio por separar poesía y música, dejándolas mancas a ambas.

Pero siempre han existido quienes resisten y persisten en cultivar la reunión de estas artes. Basta recordar Alturas de Machu Picchu (SYM Produciones, 1981) de Los Jaivas, musicalizando versos de Pablo Neruda, o Genio y Figura (Musicadelsur, 2003) de Ocho Bolas, quienes actualizan los poemas de Pablo de Rokha en clave punk. En inglés, Patti Smith, Leonard Cohen y el premio Nobel de Literatura Bob Dylan se alzan como algunos de los principales exponentes.

A continuación, les presentaré algunos proyectos, variados en sus propuestas, que insisten en lo que llamaremos la dimensión táctil de las palabras.

 

Los Jaivas – Alturas de Macchu Picchu

Discos PM

A fines del 2019 nace este sello, especialmente dedicado al cruce entre poesía y música. Tras ser los creadores del Festival Poesía y Música, que contó con tres versiones, Federico Eisner, Gonzalo Henríquez y Martín Gubbins, deciden crear este netlabel nacional. En su catálogo podemos encontrar grabaciones en vivo de la poeta Cecilia Vicuña junto al músico José Pérez de Arce, de Raúl Zurita junto a González y Los Asistentes. En su canal de Youtube también se puede ver el videoarte de la presentación de la banda Radio Magallanes, proyecto del poeta Carlos Soto Román. En este, vemos cómo la declamación se vuelve una extensión del texto escrito, acompañado además de imágenes de archivo que transforman la pieza en una experiencia transdisciplinar.

También han publicado los LP El sonido no coincide con la imagen (2020) de Marcela Parra, poeta, artista visual y música; y Todos instrumentos (2019) de la Orquesta de Poetas, compuesta por Eisner, Marcela Parra, Pablo Fante, José Burdiles y Fernando Pérez, además de diversos colaboradores. Dos propuestas con distintas sonoridades, pero ambas transitando por la vereda experimental. Mientras los versos de Marcela Parra remiten a un espacio íntimo, evocando la infancia y esa difusa línea entre lo real y lo fantástico, Orquesta de Poetas nos presenta versos en que la imagen poética y los juegos fonéticos predominan.

 

Marcela Parra, cantautora y poeta autora de “El sonido no coincide con la imagen”.

Poetas Marcianos

Con 10 años de trayectoria y tres discos, los Poetas Marcianos son un ineludible de las ferias del libro y encuentros literarios. Electrónica y poesía dialogando de gran manera, con versos que derrochan ironía y beats que invitan a bailar. Cada uno de sus integrantes participa en la creación literaria y en la musical, haciendo de esta banda un verdadero colectivo en la que confluyen diferentes voces. Sandriuska Theremin en voz y theremin; Poeta Oz en voz, máquinas y accesorios; Poeta Morgue en voz, guitarras y sala de máquinas; y Ludwig en voz y bajo. Sin duda, una de las propuestas más singulares.

Juan Santander Leal y Enrique Elgueta

Que ningún sentimiento amanezca en tu casa (Sello Fisura, 2020) es un disco para escuchar con audífonos. Los efectos en la guitarra de Elgueta (Maifersoni) hacen de colchón sonoro para los versos del poeta Juan Santander Leal, autor de los libros La destrucción del mundo interior (Overol, 2015), Hijos únicos (Overol, 2016) y Sed y Sal (Overol, 2020), entre otros. Justamente a este último libro pertenecen los textos que escuchamos recitados por el propio autor, los que proponen un recorrido por paisajes mentales y geográficos, reflexionando sobre episodios que se entremezclan con lo que soñamos y vivimos en el cotidiano.

Fuera de nuestras fronteras

La tradición poética árabe no concibe el texto separado de su declamación. Es así como en Palestina han nacido grandes recitadores, como el laureado poeta Mahmoud Darwish y, actualmente, la poeta Rafeef Ziadah. Justamente, Ziadah ha llevado este cruce al extremo, publicando su poesía solo en formato de discos. En ellos, sus versos nos hablan de la injusticia, de los derechos vulnerados y de la ocupación de territorios, acompañados por una guitarra rítmica sobre la que la voz de Ziadah se levanta con fuerza y determinación.

 

La poera palestina Rafeef Ziadah ha publicado sus poemas solo en formato disco.

 

Hace unas semanas falleció en Argentina uno de los más multifacéticos y conmovedores artistas que se aventuraron en esta unión de poesía y música. Gabo Ferro, poeta, cantor, historiador y performer, había recibido recientemente el premio Carlos Gardel a mejor disco del año por Su reflejo es el lobo del hombre (Costurera Carpintero, 2019), álbum que vino a coronar una carrera repleta de versos con alta carga reflexiva en torno al cuerpo y sus posibilidades, reescribiendo la frase de Plauto (“el hombre es el lobo del hombre”) y desplazando así su significado. Hoy, lo que proyectamos ser es nuestra mayor amenaza.

Cuando el lenguaje referencial no es capaz de abarcar lo que se quiere decir, nace la poesía. Y si hay algo que une a quienes les presenté, es que sacan la poesía de las páginas y la llevan a esa otra dimensión, en la que las entonaciones, los énfasis y los silencios también nos hablan. O como diría Maturana, nos tocan. Les invito a descubrir las distintas sonoridades con las que nos tocan estos y otros proyectos.

Deja un comentario