Poeta chileno

Por Arianna de Sousa, mediadora de lectura de BV Norte.

“El mundo se cae a pedazos y casi siempre todo se va a la mierda y casi siempre dañamos a las personas que queremos o ellas nos dañan a nosotros irremediablemente y no parece haber motivos para albergar ninguna clase de esperanza, pero al menos esta historia termina bien, termina aquí…”

Con Poeta Chileno (Anagrama, 2020) Zambra ha vuelto a la novela, y su regreso, además de —me atrevo a decir— magno y necesario, ha significado la unión de los tópicos zambristas por excelencia: familias no tradicionales, la construcción de la memoria propia, el clasismo, el colegio y su sistema absurdo y el crecer ahí dentro, la escritura y su ejercicio como un sueño pero también como generadora de una gran frustración. Todo esto en un libro sensible, con muchísimas capas e historias paralelas, con una prosa divertida, sentida, muy clara, muy desprovista de pretensión. No por nada Zambra se ha convertido en una de las voces más reconocibles, e imprescindibles, de toda la literatura latinoamericana actual.

Alejandro Zambra (Santiago de Chile, 1975), es licenciado en Literatura Hispánica por la Universidad de Chile, máster en Filología Hispánica por el CSIC de Madrid, doctor en Literatura por la Universidad Católica. Después de una estadía en New York, actualmente reside México. Publicó anteriormente los libros de poesía;  Bahía inútil (1998) y Mudanza (2003), las novelas; Bonsái (2006), La vida privada de los árboles (2007), Formas de volver a casa (2011) y Mis documentos (2013), el experimental Facsímil (2015), y los compilatorios No leer (2018) y Tema libre (2019).

Poeta Chileno consta de cuatro capítulos: I. Obra temprana, II. Familiastra, III. Poetry in motion y IV. Parque del recuerdo. En sus 421 páginas narra la primera historia de Gonzalo y Carla; llena de juventud, comparaciones y clasismos, de dudas y desencantos adolescentes. Posteriormente cuenta la segunda historia de estos mismos personajes; el reencuentro, el sexo explícito de la adultez, con la determinación de Gonzalo de ser poeta y aparece Vicente, un hijo de Carla y León, que tienen que conseguir criar lo más decentemente, y aquí Zambra muestra la paternidad irresponsable, tan habitual en Latinoamérica, con un esbozo justo al papito corazón y nos invita a resignificar palabras como “padrastro”.

Pero esta historia, además, es la historia de Pru, sus amores y el descubrir Chile a través de la poesía. Esta novela también es —y sobretodo— una carta de amor, nostalgia y gratitud a la poesía chilena, sus personajes, sus lugares míticos, sus geografías y sobre lo profundo que nos tocan las personas que pasan por nuestras vidas, quiéranlo o no, lo queramos nosotros o no, aún si deseamos pretender que no. Al respecto, secundo al autor en el deseo de ojalá no perder totalmente de vista a las personas significativas para nosotros, y eso, cito: “sería lo más parecido a un final feliz”.

Me quedo pensando en Pru, en su existencia como mera puerta de entrada de cualquier foráneo a la poesía chilena, pero también en su errar amoroso y laboral, y deseo, deseo de todo corazón que su venida al fin del mundo haya cambiado su vida para siempre. Que el artículo le haya quedado tremendo y que la haya leído el editor del medio con el que sueña escribir para ofrecerle trabajo, o que en el futuro haya decidido escribir su propio libro de autoficción, que haya podido buscar sus cosas sin drama, que algo inesperado y maravilloso haya sucedido, lo que sea, y que en su propia  historia sea algo más que la gringa con la que todos se querían acostar.

Quiero terminar parafraseando esa cita del inicio: hoy estamos en medio de una pandemia y el mundo como lo conocemos se está cayendo a pedazos y muchas cosas se están yendo a la mierda, y dañé a la persona que quiero y él me dañó irremediablemente, y muchas veces al día pareciera que no hay ni habrá motivos para albergar ninguna clase de esperanza, pero al menos todas nuestras historias, la de él, la mía, la tuya, siguen estando abiertas, al menos todavía puede que nuestras historias terminen bien y no aquí, no ahora.

Poeta Chileno
Alejandro Zambra
Anagrama, 2020

Autor: Alejandro Zambra

Editorial: Anagrama

Año: 2020